partagasHemos perdido parte de nuestra inocencia. Aquella que nos permitía disfrutar de la magia. Nos hemos enterado de que todo tiene truco y hemos cambiado el misterio y nuestra capacidad de sorpresa por la ciencia. Continuamos viviendo el engaño –el de la publicidad, por ejemplo– pero nos consuela que los milagros estén demostrados científicamente.

En el siglo XVIII, los prestidigitadores se presentaban como profesores de física recreativa para diferenciarse de los brujos, adivinos y charlatanes que engatusaban al público con creencias venidas del más allá y con productos milagrosos. ¡Qué ironía!

Cuando el mago profesional consolidó su estatus abandonó las calles y las plazas y convirtió su saber y su técnica en espectáculo de salón y teatro. Con los avances de la técnica, la magia adquirió categoría de industria. Autómatas, fantasmagorías, grandes aparatos mecánicos, la electricidad o las imágenes en movimiento compartían escenario con la habilidad natural de los prestidigitadores y con escenificaciones exóticas que atrapaban y transportaban al espectador a países lejanos: el misterioso Oriente, de donde venían los imanes y las lupas que los gitanos hacían llegar al Macondo de Cien años de soledad de Gabriel García Márquez.

De aquellos magos pioneros de los grandes espectáculos, probablemente el más famoso sea Robert-Houdin (1805-1871), considerado el padre de la magia moderna. En 1845 inauguró el Téâtre des Soirées Fantastiques, junto al Palais Royal de París, luego trasladado al bulevar de los Italianos, en Montmartre. Su viuda lo mantuvo en funcionamiento hasta 1888, año en que decidió venderlo a… Georges Méliès. El gran mago del cine remodeló el teatro e incorporó proyecciones de linterna mágica y, a partir de 1896, las primeras proyecciones cinematográficas y efectos ópticos con su propia productora. Pero el cine acabaría cambiando muchos paradigmas del mundo del espectáculo y el teatro se terminó arruinando. En 1925 era derribado.

La popularización de la magia como espectáculo tardó en llegar a Barcelona. Las grandes capitales europeas y americanas tenían sus circuitos comerciales gracias al empuje de las grandes exposiciones universales. Hasta entonces, sólo la gran burguesía y la realeza tenían acceso a los grandes espectáculos. Se tuvo que esperar a que Barcelona se convirtiera en capital industrial, a partir de los años treinta del siglo XIX, para que la burguesía catalana buscara nuevas formas de entretenimiento y acabara convirtiéndose en la capital de la magia en España. No olvidemos que el Teatro del Liceo, por ejemplo, no se inaugura hasta 1847, y que hasta entonces sólo existía el Teatro Principal de la Rambla barcelonesa.

No sería, pues, hasta principios de la segunda mitad del siglo XIX que apareció la que se considera la primera gran generación de magos catalanes.

canonge-2Fructuós Canonge (1824-1890), que comenzó como vendedor de baratijas y limpiabotas en la plaza Reial (lugar donde se conserva un anuncio de época), antes de dedicarse a la magia, actividad de la que también se conserva una pintura en una de las paredes de la pequeña calle del Pas de la Ensenyança.

Melcior Millà (1830-1906), patriarca de la conocida imprenta y librería especializada en teatro de la calle Sant Pau 21, que está considerado el primer mago que subió a un escenario teatral en todo el Estado español.

partagas-3Joaquim Partagàs (1848-1931), que triunfó durante diez años en Argentina antes de volver a Barcelona donde abrió la tienda El Rei de la Màgia (1881), que aún subsiste en la calle de la Princesa 11 y que actualmente tiene también el Museu Teatre el Rei de la Màgia, en la calle Jonqueres 15, y creó el Teatro Salón Mágico (1894 a 1900), en el número 30 de la Rambla dels Caputxins.

roca-cartell-guillotinaFrancesc Roca (ca. 1860-1945), hombre polifacético de quien hemos hablado ampliamente en el blog Bereshit i en Barcelona Metròpolis a raíz de su Museo Roca de figuras anatómicas. Y otros magos de gran prestigio internacional como José Florenses (1872-1944), Pau Areny de Plandolit (1876-1936) o Vicente Cortés (1878 a 1915).

Aunque en Barcelona no actuaron ni Robert-Houdin ni el gran Harry Houdini (el apellido es un homenaje a Robert-Houdin), la capital catalana se convirtió en la puerta de entrada de los grandes magos desde finales del siglo XIX y el primer tercio del XX. Barcelona ya no era sólo aquella ciudad en la que la burguesía buscaba un nuevo espacio de ocio, sino que la menestralía y la nueva urbe obrera surgida de la anexión, en 1897, de los pueblos de los alrededores de la antigua ciudad amurallada, construía en la nueva avenida del Paral·lel un nuevo territorio lúdico -que compartía espacio con las luchas obreras-, y que pronto se convertiría en la avenida interclasista donde la escena catalana se equiparaba a la de las grandes ciudades del mundo: el Broadway y el Montmartre barceloneses.

the-great-raymondhoracegoldinPara recordar aquella Barcelona que hace un siglo la ilusión llenaba los teatros de la ciudad (Tivoli, Novedades, Apolo, Olympia, Calderón, Borrás, Cómic o Romea), seis magos, seis nombres luminosos de la magia venidos de Nueva York, Londres, Buenos Aires, Río de Janeiro, México o Munich suben al escenario de la mano del mago Hausson con el espectáculo Magic Tribute, en La Seca-Espai Brossa que codirigen Hermann Bonnín (que dirige la puesta en escena) y el mismo mago.

El mago barcelonés Jesús Julve, bajo el nombre artístico de Hausson, recupera los mejores trucos del estadounidense The Great Raymond (1877-1948); el lituano de origen judío Horace Goldin (1873-1939); el británico Fu Manchú (1904-1974), último representante de una famosa familia de magos holandesa también de origen judío, la Bamberg Magical Dynasty; el peruano Aldo Izquierdo, conocido como Richiardi Jr. (1923-1985); el panameño Chang (1889-1972), con quien los hermanos Rrichiardimagiccocktailoca, los The Fak-Hong’s, tenían que hacer una gran gira en Estados Unidos fu-manchuque nunca se llevó a cabo; y Kalanag (1903-1963), el alemán Helmut Ewald Schreiber, que mantuvo una turbia relación con la Alemania nazi a través de Goebbels, el ministro de Propaganda, que al igual que Hitler estaba maravillado por el mundo de la magia y del circo.

Hausson propone un homenaje colectivo a todos los que han hecho de la magia un arte, y lo hace con trece números que mezclan creaciones nuevas que no han sido representadas nunca en un escenario, y que van desde su aparición en medio de la escena a una ficción sobre qué hace un mago en unchang-fak casino, pasando por memorizar todo un diccionario o desvelar el mensaje que hay dentro de una botella que se ha encontrado flotando en las aguas de la kalanagplaya del Bogatell de Barcelona. Y la magia de Hausson se complementa ​​con seis números históricos de aquellos grandes magos, en una atmósfera teatral de espectacularidad, de sorpresa, que quiere ser, sin nostalgia, una mirada actual de aquella época dorada de la magia. Números míticos como la levitación de Kalanag, la mujer cortada de Horace Goldin, la cabina espiritista de Raymond, el canario en la bombilla de Chang, las hojas de afeitar de Richiardi Jr., o la bala atrapada con los dientes que popularizó Fu Manchú, configuran el gran repertorio mágico que presentaban estos artistas.

Magic_tribute_Hausson-LA_SECA_BROSSAMagic Tribute es una gran oportunidad para recuperar aquellos espectáculos populares de la Barcelona de hace un siglo, con una puesta en escena luminosa, efectista, elegante y espectacular, que sirve para exhibir al mundo la interdisciplinariedad y la contemporaneidad de los clásicos que pisaron nuestros escenarios y que, ahora, reviven y se proyectan en el futuro a través de la mirada de Hausson, entre el 8 de abril y el 10 de mayo de este 2015 en el Espai Brossa.III-festival-rei-magia

Este gran espectáculo ha coincidido con el III Festival el Rey de la Magia, celebrado entre el 15 y el 19 de abril en el Teatre del Rei de la Màgia, y que se puedo complementar con la visita al Museu del Rei de la Màgia, que exhibe el fondo de la tienda que el mago Joaquín Partagàs inauguró en 1881.

maguesDurante el Festival, Gema Navarro nos introdujo en el poco conocido mundo de lasmago-manco mujeres magas con la conferencia “Magas antiguas y modernas”, y el escritor Ramón Mayrata, autor del magnífico libro Valle-Inclán y el insólito caso del hombre con rayos X en los ojos, presentó su novela El mago manco. Con sentido del humor, la obra muestra cómo la magia puede ser un sistema de conocimiento, traspasando la realidad para descubrir qué hay más allá de las apariencias. La novela nos sumerge en el universo de la magia a través de unos personajes cuyas vidas se unen de manera desconcertante después de la aparición del cadáver mutilado de un tahúr. Don Manuelito espera una señal de su mujer muerta desde el más allá, como lo hizo Harry Houdini con su mujer Bess Rahner. Pero las únicas señales del otro mundo parecen provenir del jugador asesinado. La presentación fue precedida de una charla en la que Mayrata hizo una aproximación a la historia cultural de la magia que él mismo está preparando.

pardo-psicomagoEn medio de este estallido primaveral, dos grandes espectáculos más. Luis Pardo presenta en la Sala Muntaner, hasta el 17 de mayo, el espectáculo En tu mente. Más de dos horas con experiencias pasicomágicas sorprendentes de la mano del que está considerado uno de los mejores mentalistas del mundo: telequinesia, telepatía, adivinación, espiritismo… El control del cuerpo y de la mente.gran-ilusion

Y hasta el 8 de mayo, Antonio Díaz, el Mago Pop, presenta en el Coliseum de Barcelona La gran ilusión. La obra, en la que intervienen el actor y director Josep Maria Pou y la actriz Emma Vilarasau, cuenta la historia de Antonio, un ilusionista atrapado en el segundo gran Reality Show Total de la Historia. Una cadena de televisión catalana produce Magic Life, un programa que retransmite las 24 horas de cada día de su vida. Amigos y familiares son actores que interpretan un papel en su vida, a la manera de lo que ocurría en la película El show de Truman, dirigida por Peter Weir e interpretada por Jim Carrey. Un día, sin embargo, por un error de producción, Antonio, que ha vivido obsesionado desde pequeño por los juegos de manos, descubre la verdad y decide abandonar el plató, la función, el programa que ha convertido su vida y la realidad que la rodea en una gran ilusión y un decorado perfecto.

¡La primavera está siendo generosa en Barcelona!

Enric H. March

Escritor e historiador, autor del blog Bereshit

Nota de Doble Dorso: Agradecemos a Enric haber tenido el detalle de traducir al Castellano su artículo. Muchas gracias.

Datos del artículo