La casa en la que vivió Harry Houdini se vende, si, se vende… si estáis interesados en ella solo tenéis que sacar de vuestras cuentas 4,6 millones de dólares, un poco más de 4,1 millones de euros, o conseguir que un banco os haga una hipoteca que os permita ser los dueños de el 278 West 113 street de Harlem en Nueva York.

Harry Houdini en la biblioteca de su casa de Nueva York

John Cox, uno de los más prestigiosos estudiosos de Houdini, la localizó y la visitó en agosto de 2005, bueno en realidad solo pudo ver la fachada y la placa en la que se indicaba que el artista había vivido allí, no sin cierto temor ya que le habían dicho que desde los años 70, del siglo pasado, la zona no era “muy segura”, sin embargo se llevó una sorpresa:

(…) las historias de que era un zona “poco segura” son muy exageradas. O tal vez las cosas han mejorado muchísimo desde los años 70 y 80. 113th Street era en realidad muy agradable, con un montón de familias y niños jugando. Todavía es un barrio familiar. (…)”

La casa fue construida en 1895, pero no fue ocupada hasta 1904 por Houdini y Bess que la adquirieron por 25 mil dólares (algo más de 22 mil euros) de aquella época (los dólares, los euros aún no existían, pero para los nostálgicos les diré que eran algo así como tres millones y medio de pesetas).

Houdini dijo de aquella casa: “La mejor casa que cualquier mago haya tenido jamás la gran fortuna de poseer”.

Es evidente que la casa de Houdini no podría ser una casa normal, su cuarto de baño estaba recubierto de baldosas con una letra H, mientras que el de sus esposa lo estaban con la letra B, la puerta de entrada se abría por el lado de las bisagras…

Detalle del interior de la vivienda en la actualidad

El primer piso era, como la “entradita”, el “recibidor”, allí fue atacado su hermano Leopold en 1907 por un intruso.

La vida se hacía en el segundo piso, cuyo suelo estaba cubierto por una gran alfombra con un dragón dorado.

En la tercera planta, estaba el dormitorio del matrimonio.

La oficina de Houdini y la gran biblioteca se encontraba en el piso superior.

Por último el sótano era utilizado como almacén.

Una discreta placa roja indica que esta fue la vivienda de Harry Houdini.

En 1926, fallece Houdini, y su esposa vende la casa en 1927 a la familia Bonnano, que vivían cerca de ellos, según esta familia, el mago se les había aparecido en sueño y les dijo que había escondido un gran tesoro en esa casa, según parece el primer años se lo tiraron excavando en el sótano.

Hoy en día la casa está dividida en apartamentos particulares, y por las fotografías del interior poco se debe de parecer a la original.

Si estáis interesados en adquirirla os dejo el enlace de la inmobiliaria que la vende, hay más fotos del interior: https://www.elliman.com/new-york-city/278-west-113-street-manhattan

Referencias

http://www.wildabouthoudini.com