Cody Clark tiene 22 años y justo la mitad de estos dedicados a la magia, y además es autista.

Cuando tenía 11 años, asistió a un espectáculo de magia de Bart Rockett que lo sacó voluntario para uno de sus juegos. Cody, según el mismo comenta, había estado buscando en que podría ser el bueno y debido a su autismo en todo fracasaba, sin embargo, por primera vez había tenido éxito en algo, en ayudar a un mago, y eso fue lo que hizo que se interesara por el ilusionismo.Cody Clark

Tras años de preparación decidió que había llegado el momento de demostrar ante público real sus habilidades, llegó incluso a ofrecerse para actuar en un festival local, pero no lo admitieron, sin embargo el director artístico de dicho festival le dio un consejo: “Cody, tienes que hacer tu espectáculo más personal

En un primer momento no entendía lo que quería decir con esas palabras hasta que otro mago, Richard Ribuffo, le dijo claramente las cosas: “El público desde el principio se da cuenta que eres autista, y no disfruta del espectáculo, porque tienen miedo a que te pueda salir mal las cosas, y no se relajan.

Cody agradeció el consejo y se puso a trabajar preparando un acto en el que desde el primer momento quedara claro que era autista, que lo sabía y que eso le hacía tener una percepción del mundo diferente a todas las demás personas.

Cody Clark: una forma diferente de pensar” es el nombre de su espectáculo en el que mediante trucos cuenta la historia de su vida desde que nació hasta que se graduó en la universidad y como son para él las cosas. El púbico no solo se asombra sino que ahora si disfruta con sus juegos.

cody_butterflies

Cody solo es uno de los muchos casos de superación que gracias a la magia han encontrado algo en lo que destacar sobre el “resto de mortales”, y es uno de los muchos magos que tienen que servirnos de ejemplos. Si quieres conocer más casos no pases por alto:

Referencias sobre el artículo

Referencias sobre Cody Clark