Todos tenemos en nuestra cabeza aquel truco que siempre nos sale a la perfección pero que un día, y sin saber el motivo, algo falla y no sale como estaba previsto.

Eso le ocurre a nuestro mago del vídeo, un aficionado oriental, que en su cabeza no solo tendrá el día que le fallo el juego, sino un fuerte dolor.