Bachi es un ilusionista de Capitán Sarmiento, Buenos Aires, Argentina, que se define a sí mismo como loco de nacimiento, gordo por opción. Amante del humor, lo cómico y de lo extraño pero interesante y sano.

Bachi es un ilusionista de Capitán Sarmiento, Buenos Aires, Argentina, que se define a sí mismo como loco de nacimiento, gordo por opción. Amante del humor, lo cómico y de lo extraño pero interesante y sano.

Siempre me hice la misma pregunta, cuando visito una tienda de magia o entro en las tiendas virtuales que hay en internet, hay una excesiva predominancia de juegos realizados por magos anglosajones, y los de los magos hispanos apenas si tienen relevancia.

De lo que saqué una conclusión: “Los magos hispanos (entre ellos yo) somos unos mantas para inventar y crear efectos mágicos”.

Sin embargo desde hace algún tiempo estaba empezando a sospechar que tal vez mi conclusión fuera errónea, y hoy, nuestro amigo Bachi Ortiz, el mago de las manos gordas, me ha demostrado al “cien por cien” que estaba totalmente equivocado.

Nos gusta hablar de los “inventos” de Bachi, un mago argentino, con una imaginación que asombra, con unos efectos que desconciertan, y con una amabilidad que nos encanta.

El último juego que nos ha llegado de él es “El vaso milagroso”, del cual vimos el vídeo y fue como un relámpago que hizo volar nuestra imaginación hasta límites “casi insospechados”.

Nos ponemos en contacto con él y empezamos a hablar del juego,  y solo hay una palabra que lo define “maravilloso”, sus posibilidades son infinitas, y lo que más asombra es como unos conceptos que aparentemente no tienen nada que ver entre sí, los une para obtener lo que busca, por ejemplo, y con esto no revelamos nada, viendo el vídeo, ¿piensas que pueda tener alguna relación con los tres cubiletes y las bolitas?

¡Si, ya sabemos que dicho así en frío, de golpe y sin anestesia no tiene ningún sentido! pero cuando tienes el “cacharro” en tus manos, lo descubres inmediatamente, y entonces piensas: “¡Pero como no se me a ocurrido a mi antes”… la respuesta es sencilla, porque no eres Bachi.

Todos tenemos en nuestra casa el clásico vaso de leche que se vacía solo, y que después de muchos años, lo seguimos guardando en su caja original, ya que no sabemos que partido sacarle, ¡pues Bachi lo incluye en una rutina que te dejará con la boca abierta!… ¡A tí y a tu público!

Pero la cosa no queda solo en lo que veis en el vídeo, porque además se puede adivinar el número de serie de uno de los tres billetes que han dado personas del público.

¿Y si te digo que también puedes transformar un huevo en un pájaro o pollito vivo?

Los interesados, podéis poneros en contacto con Bachi a través de Facebook para que os indique donde adquirirlo.