De siempre nos han dicho a todos los magos cuando empezábamos que no copiáramos a los “grandes”, evidentemente el que intente copiar a un mago famoso no dejará nunca de ser una mala copia de este.

Hay ocasiones en que la originalidad en nuestro arte brilla por su ausencia, decir, “este mago tiene personalidad propia” cuesta trabajo.

Pongamos un ejemplo:

No hace mucho vi a un compañero actuar, el no me conocía a mí, yo tampoco lo conocía a él, pero vi un cartel anunciándolo y fui a verlo, y a pesar de que no hizo ningún truco que fuera nuevo, si los había adaptado tan bien que realmente lo parecían. La charla fue amena, y también original, pero no voy a hablar de ella, y si de lo que hizo.

El primer juego, no era otro que “el transmisor de ondas telepaticomentales” que tantas veces hemos visto al maestro Tamariz realizar, ¿donde estaba la diferencia? había cambiado el batidor por un simple embudo, al que denominaba “artefacto“, al espectador le ponía unas “antenas” que no era más que un sombrero de un monstruo con unas trenzas. El mago insistía en que todos los espectadores iban “a ver la carta en la cabeza“… ¡y efectivamente la vieron!

El mago era calvo y cuando se quita una gorra que llevaba, en toda su “pelona” tenía escrita la carta que solo los espectadores veían.

Para todos los asistentes el truco era “nuevo” no lo relacionaban con el del maestro, y a mi que lo conocía y esperaba que sacara una carta jumbo por algún lado, me sorprendió y me hizo gracia.

¿Podríamos decir que lo había copiado?… en esencia sí lo había hecho, en la realidad lo había adaptado.

Y para adaptar hay que trabajar el juego, analizarlo, ver de que modo sacarle más partido y añadirle nuestro propio toque mágico, es decir nuestra firma que lo haga diferente.

Pero parece ser que hay quién esto no lo entiende como le ocurre a estos dos magos que se presentan a un concurso, queriendo ser totalmente originales, y resulta que, como dije al principio, solo son una copia mala, en este caso de David Copperfield y otros.

Este vídeo que os dejo serviría para pasatiempo de “encuentra las diferencias”.

Is there no shame? from Magic Newswire on Vimeo.