Fran Lorenzo es un mago canario, nacido en Tenerife el 14 de mayo de 1969. Suele trabajar los hoteles y le gusta idear nuevos juegos a partir de otros, buscando siempre la manera más fácil y creíble de poder realizarlos.

Fran Lorenzo es un mago canario, nacido en Tenerife el 14 de mayo de 1969. Suele trabajar los hoteles y le gusta idear nuevos juegos a partir de otros, buscando siempre la manera más fácil y creíble de poder realizarlos.

Fran Lorenzo considera que su mejor virtud es la polivalencia, y podemos encontrarlo realizando manipulaciones, trabajando con palomas, en magia de cerca, en escena, con monedas, con cartas y cualquier otro artilugio que os podáis imaginar. Como el mismo dice, su magia se basa más en la manipulación que en las sutilezas psicológicas.

Su interés por la magia empezó con catorce años viendo, como otros muchos, a Juan Tamariz y a Pepe Carrol en la televisión, pero nunca ha estado relacionado con ninguna sociedad mágica por motivos que prefiere no contar.

El primer juego que aprendió y se atrevió a realizarle a sus familiares fue el “Triunfo de Vernon“, ahora ni él mismo se puede creer que se atreviera con él. Lo aprendió cuando grabó en VHS a Juan Tamariz realizándolo en el programa de la televisión española “Un, Dos, Tres,…“, llegó a desgastar la cinta de vídeo de tanto verla, pero al final consiguió darse cuenta de los detalles del maestro, y son los mismo que él puso en práctica con sus familiares.

Hará unos diez u once años, decidió hacer lo que le gustaba, la magia, de forma más continuada y se puso a trabajar duro en ello, y actualmente intenta ganarse la vida en los hoteles y cumpleaños.

Los juegos a los que más apego les tiene son, sin duda, sus rutinas con monedas.

Cuando le preguntamos como le llega la inspiración para crear juego, nos contesta: “¿Sabéis lo que dijo Picasso cuando le hicieron esa pregunta?… ¡Es raro, pero cuando me llega la inspiración, siempre me pilla trabajando!

A continuación, se pone serio y nos explica que siempre parte de una idea básica, por ejemplo, las monedas que pasan de una mano al interior de un vaso o taza, y a partir de ella busca la forma más limpia y creíble de que esto pueda ocurrir pero con la taza boca abajo, y lo más difícil en este caso, fue idear como ir haciendo que las monedas estuvieran, una a una, debajo de la taza.

Otro ejemplo serían los “ases repetición, se me metió en el coco que seria curioso y potente que los ases pudiesen ser producidos de la misma forma que el anterior… – nos comenta Fran. – Esta fue la idea inicial luego ya trabajando se me ocurrió que podría intentar que diese la impresión de que no se hace nada, solo se muestran las cartas se sacan los comodines y se van desvelando los ases.

El peor momento durante una actuación fue cuando debido aun problema con el reproductor de música del hotel en el que actuaba, tuvo que desarrollar su actuación de 45 minutos sin música, y recuerda como el más simpático cuando en un cumpleaños la pequeña que los festejaba lloró de emoción al ver sus juegos.

Fran Lorenzo es un mago para el que la baraja es su infancia, la ilusión, recuerdos de pasión y omisión y sobre todo su vida.

Reconoce que nunca ha usado la magia para ligar ya que le daba mucha vergüenza que la gente supiera que era mago, de hecho tardó mucho tiempo antes de conseguir el valor suficiente para subirse a un escenario, y solo lo hizo cuando consideró que tenía un mínimo de calidad, y a pesar de ello aún tardó mucho tiempo en atreverse a decir que era ilusionista.

Su trayectoria mágica ha sido intermitente hasta que un día vio un cartel que anunciaba una convención de magos, y según nos dice:

Fue a partir de ese momento en que me hice miembro de tertulias mágicas canarias.

Desde ese día mi intención fue la de recuperar el tiempo perdido y con 35 años que ya tenía, no podía perder mas tiempo, fue cuando me di cuenta de que la magia es lo que faltaba en mi incompleta vida. Desde entonces he trabajado día y noche para recuperar los años perdidos…

Para ello tuve que trabajar muy duro pero sobre todo con inteligencia para no perder mas tiempo e invertir el poco que me dejaba mi trabajo de forma productiva…

Un inconveniente que encontré es que tuve que tocar muchos palos para abrir en abanico en lo laboral eso me obligó a trabajar mucho mas duro aún.

Hoy toco varios palos he intento ganarme la vida con la magia y aunque en muchas ocasiones no tengo ni para subsistir, mi vida es mas completa y feliz.

Enlaces relacionados con Fran Lorenzo