kirman-raluyUn faquir es, desde un punto de vista místico, un asceta que controla el cuerpo y la mente, y consigue dominar el dolor, levitar y alcanzar estados de catalepsia. En el mundo del espectáculo, los faquires se centran en la demostración de la insensibilidad física. Como la magia, es un arte escénico rodeado del misterio que el propio artista se encarga de crear invocando mundos lejanos que aún hoy imaginamos en Oriente.

 Fakir Kirman 50 años de faquir: 1964-2014

Fakir Kirman
50 años de faquir: 1964-2014

Josep Miret Quitllet (Cornellà de Llobregat, 1946) es el último representante de un mundo mítico asociado al viejo circo de las almas itinerantes, hoy convertido en un espectáculo puramente estético desligado de la alteridad, de la vida en los márgenes de la realidad.

Deslumbrado por la película Sueños de circo (Kurt Hoffmann, 1954), con Lilli Palmer y Romy Schneider, con 10 años Josep Miret decide que será artista de circo. De formación totalmente autodidacta, debutará en 1964 como Fakir Kirman. Su dilatada carrera profesional exhibiéndose sobre camas de pinchos, lanzando fuego por la boca, atravesando el cuerpo y la nariz con puñales, encantando serpientes, o masticando y comiendo cristales, lo ha llevado por todo el mundo, y si no hubiera rechazado contratos que le ofrecieron en Miami y Las Vegas, estaríamos hablando de un mito mundial del espectáculo circense.

En lugar de hacer las américas, Kirman se queda ahí, que tampoco es poca cosa porque la fama del circo catalán y español es de primer nivel. Actúa acompañado de los mejores artistas tanto bajo las carpas como en los escenarios. Pero si hay un punto de inflexión en su carrera (no por cuestiones cualitativas, sino por el giro conceptual que representa) es el momento en que conoce al poeta Joan Brossa. En 1979, Brossa, imbuido de su espíritu heterodoxo, organiza un itinerario nocturno por Barcelona en el que combina espectáculos musicales y circenses que reúnen personajes como el actor Albert Vidal, la bailarina Christa Leem, el músico Carles Santos y el mismo Kirman, que pasean su arte por escenarios tan diversos como el Liceo, la Estación de Francia, el

 El Fakir Kirman con Joan Brossa (1991) Foto: Josep Losada/Arxiu Avui

El Fakir Kirman con Joan Brossa (1991)
Foto: Josep Losada/Arxiu Avui

Rompeolas, el Mercado del Born, el Tibidabo o el Palau de la Música. En 1982 participó en el proyecto de music-hall que Brossa llevó al Arnau, entonces cerrado. Y también con Brossa, participará en la película Màgica Catalunya, con guión del poeta y dirección de Manuel Cussó.

Kirman continúa todavía en activo, y desde aquel 1964, año de su debut, han pasado 50 años y los compañeros, amigos y seguidores hemos querido hacerle un homenaje, dividido en dos partes, para celebrar este medio siglo de vida profesional sobre los escenarios. La primera fue el pasado domingo 25 de enero en el Teatre del Rei de la Màgia, en el escenario, actuando sobre una cama de pinchos y echando fuego por la boca, acompañado de los magos, Idrox, Vizan, Selvin, Los Norman y del buen amigo Alain Denis, autor de Mags i màgia a Catalunya, y colaborador en Bereshit en las investigaciones sobre el mago Francesc Roca.

El segundo homenaje tuvo lugar el sábado 28 de febrero en el Circo Museo Raluy, que estaba instalado en el Moll de la Fusta de Barcelona, y que contó, entre otros, con la participación de Enric Magoo (Frankenstein), el malabarista Akirachan, la lanzadora de cuchillos Judita Látigos y los payasos musicales Los Pipos.

Sitio del Fakir Kirman: http://www.fakirkirman.com/

Datos del artículo