Se llama Magic Morgan es un showman de primera – ya sea asombrando al público con su ritmo para la comedia o haciendo aparecer de la nada una paloma.magic morgan

Lo que le gratifica es ver las expresiones felices y asombradas de su público desde el escenario. Los aplausos le importan menos, porque Matthew “Magic” Morgan no los oye.

Morgan es sordo de nacimiento, y su esposa desde los tres años, y es uno de los magos que viven en Wisconsin.

Tenemos nuestra propia marca”, dice Morgan a través de un viejo amigo e interprete del lenguaje de signos, “nuestro espectáculo esta diseñado para educar. Podemos hacer de todo excepto oír. Queremos que todo el mundo sepa que se trabaja dura se alcanzan las metas, cualquier puede alcanzar sus sueños, por eso queremos animar a todo el mundo con este mensaje. Lo que nos importa de nuestra audiencia es ver sus reacciones, y cuando vemos una sonrisa sabemos que estamos realizando bien nuestro trabajo.”

Liliana Khalikova, es la esposa de Morgan, debido a una infección se quedó sorda a los tres años, y tuvo que aprender el sistema de signos. A pesar de su sordera llegó a ser una bailarina de arte folclórico altamente cualificada, tras graduarse, entró a trabajar en una sociedad cultural para sordos. En 1999 se convirtió en la asistente de un mago ruso, que también era sordo, y en el 2002, durante la celebración del festival mundial para magos sordos celebrado en Moscu conoció a Morgan de quién se enamoró en el acto.

Morgan nació sordo de padres y hermanos oyentes, quedo fascinado por la magia al ver a su abuelo realizar trucos, su abuelo se dedicaba a este arte y trabajaba bajo el nombre de Waxie. A partir de entonces comenzó a devorar libros de magia, y a acudir a la tienda local de artículos para ilusionistas.

Cuando tenía 15 años sus profesores lo vieron haciendo trucos y lo animaron a que se subiera a un escenario, gracias a ellos y al apoyo incondicional de sus padres, Morgan, puede dedicarse a ello.

A los 16 años, un tía suya le regaló una chaqueta que llevaba bordado el nombre de “Magic Morgan” y no se lo pensó dos veces y adoptó ese nombre artístico.

Actualmente Morgan es el presidente de la Sociedad de Magos Sordos de Estados Unidos, y de la Sociedad Mundial de Magos Sordos que aglutina a más de 300 artistas de 47 países.

Viajan por todo el mundo y su sueño sería poder montar un pequeño teatro mágico en su localidad para estar más cerca de los suyos.

Según el propio Morgan aún existen muchas barreras para los magos sordos, uno de ellos el coste de un interprete, que puede llegar a ser prohibitivo para los locales pequeños, y eso les ha provocado muchas frustraciones, ya que no son bienvenidos en muchos lugares, pero cuando consiguen que les vean la gente queda encantada.

El espectáculo de Morgan y Liliana es muy visual, sin los clásicos chistes y bromas que suelen utilizar los magos “parlantes”, lo centran todo en su teatralidad.

Realizamos una verdadera magia visual – comenta Morgan – y siempre nos aseguramos que los niños se involucren.

Sitios en la red

Datos del artículo original: