Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


arbaf

Profesor Arbaf

El Profesor Arbaf fue un mago alemán del finales del siglo XIX.

La prensa española erraba en su nombre y se puede encontrar como: Arbaf, Arbás o Arbal

Durante su paso por España en 1892, actuó para la familia real.

La prensa hace elogios considerables sobré sus actuaciones, pero consideran que realiza un tipo de magia caduca:

“(…) Sabíamos que se trataba de prestidigitación antigua (las actuaciones del Profesor Arbaf), puesto que el programa bien claramente lo indicaba, pero nos encontramos gratamente sorprendidos por las condiciones verdaderamente excepcionales del prestidigitador alemán. No solo se observa en su trabajo una gran seguridad de ejecución y una precisión suma en la medida del tiempo, sino que algunas veces, aún sabiendo l oque va a hacer y cómo lo ha de hacer, cuesta trabajo sorprender el momento del cambio; pero, lo que para nosotros constituye una gran mérito, es que Arbaf no tiene más que un solo y único ayudante, a diferencia de otros que cuentan entre bastidores con muchas y muy buenas segundas manos.

La casa verde, experiencia que conocemos desde que los hermanos Davenpot la hicieron por primera vez en París, esta perfectamente bien presentada, ejecutada con seguridad y prontitud y despojada de aquellos ribetes espiritistas con que la adornaban sus inventores, en lo cual ha dado una prueba de buen gusto el Sr. Arbaf. El Gabinete negro u oriental y el baile de espectro, aunque muy bien hecho, no nos satisfizo tanto, tal vez, por falta, en el teatro de telas y accesorios que hubieran dado otro carácter a la escena y otra importancia a la presentación.

En resumen: no solo no escaseamos plácemes al Dr. Arbaf, sino que le enviamos muchos y merecidos; pero al mismo tiempo, nos vamos a permitir darle un consejo, aunque no tenemos la honra de tratarle. Es éste, que vaya poco a poco, abandonando esa prestidigitación a la antigua usanza; que se deje de jueguecillos como el de los nudos, conocido en todas partes, con el nombre de el rosario de mi abuela, y que entre de lleno en el escamoteo combinado, en la adivinación, en la evocación y en una palabra, en el ilusionismo moderno, del cual es, al presente, primer aposto Mister Cumbertlang.

Prestidigitador de las dotes y de las condiciones del Sr. Arbaf, no debe detenerse ahí. Tiene habilidad sobrada para cambiar sortijas, sin necesidad de Varita mágica, y monedas, sin usar bandeja y pañuelo, sin emplear cajas dobles. Abandone esos caducos menesteres y verá entonces como su habilidad y su talento, que es mucho, brillará no con esplendor prestado, sino con el que de derecho le corresponde.

Nosotros daríamos algo bueno por tener el gusto de volver a ver trabajar a Arbaf; pero daríamos aún más porque antes hubiera seguido nuestro consejo.1)

Referencias

  • La Rioja - 1892
  • La Libertad - 1892
  • La Libertad - 1892
  • El orden - 1892
1)
El artículo se ha intentado adaptar al castellano actual, ya que el original está escrito en castellano del siglo XIX que difiere en sus reglas gramaticales del actual
arbaf.txt · Última modificación: 2020/06/01 17:03 por javier_varea