Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


fregoli

Tabla de Contenidos

Frégoli

Frégoli era muy inteligente pero no destacó como estudiante y fue expulsado de dos escuelas, hasta que encontró su sitio en una de carácter religioso, entre velas, inciensos y casullas parece que se sintió la vocación religiosa, pero le duro poco y pronto divertía a compañeros y profesores con juegos de manos.

Datos
Nombre real: Leopoldo Frégoli
Nombre/s artístico/s:Frégoli
Especialidad: Transformista
Fecha de nacimiento: 2 de julio de 1867
Lugar de nacimiento: Roma, Italia
Fecha fallecimiento: 26 de noviembre de 1936
Lugar fallecimiento: Viareggio,Toscana, Italia

Biografía

La madre de Frégoli era hija de un reputado compositor de la época y el padre era mayordomo en un palacio romano. La madre falleció cuando Leopoldo tenía tres años, dejando al padre ante la difícil tarea de criar a dos niños Leopoldo y su hermano Alfredo.

Con 14 años abandona el colegio para ser camarero, en el restaurante que había comprado su padre, después trabajó brevemente como aprendiz de relojero y mecánico ferroviario. Atraído por los escenarios se enrola en un circo y junto a unos amigos no duda en plagiar el nombre de los Hermanos Davenport, el resultando es un tremendo fracaso, tampoco como mago obtuvo buenos resultados y en más de una ocasión lo abuchearon, el éxito le sonrió presentando “Il campanello” de Gaetano Donizetti, en el que hacia las voces masculinas y las femeninas, descubriendo lo que sería el núcleo de su trabajo posterior.

En 1890, mientras presta servicio militar en Abisinia, bajo el mando del general Baldissera, un grupo teatral contratado para entretener a la tropa no se presenta y Leopoldo se ofrece para sustituirlo, interpretando los cinco personajes en una obra llamada “The Pretender” (más tarde interpretaría “El dorado”, haciendo 60 personajes distintos), obtiene un gran éxito y el general deja de tratarlo como soldado y pasa a ser interprete entreteniendo a la tropa.

De regreso en Italia, perfecciono su número añadiendo una serie de imitaciones inspiradas por el francés Castor Sfax, también incorpora el número en que interpreta a una niña vista desde el frente, pero que al girar es un militar bigotudo, así actuó en Roma, Génova y Florencia. En esta última, un funcionario de nombre Ugo Biondi, queda impresionado y le pide que sea su profesor, con el fin de seguir sus pasos, Leopoldo accedió generosamente y Biondi pasó a ser otro transformista, al principio como alumno, más tarde como el Frégoli “original” (estas ingratitudes suelen ser frecuentes en los escenarios, pero el tiempo se encarga de poner a cada uno en su lugar).

Su nombre es dado a conocer por Jules Claretie, que en el diario “Le Temps” le atribuye hazañas totalmente imaginarias, haciéndolo pasar por prisionero en Eritrea y libertado por el Negus en persona, a causa de su talento como ventrílocuo. Esta historia totalmente falsa está incluida en la mayor parte de sus biografías (afirmación que aparece en la página “oficial” francesa dedicada a nuestro artista).

Funda su propia compañía y obtiene un gran éxito en sus giras por España, Argentina, Uruguay, Brasil, Cuba, Estados Unidos, Portugal, Inglaterra. En Lyon, mientras actúa en el Théâtre des Célestins, asiste a verlo y aplaudirlo Auguste Lumière, que lo invita a visitar la fábrica de la familia, después de una sesión de proyecciones, Frégoli excitado, se compromete a vender uno de los dispositivos, con el permiso para utilizarlo. Se hace sus primeras películas convirtiéndose en uno de los pioneros del cine que ahora utiliza en sus representaciones, con una cámara modificada que él llama “el Frégoligraphe”.

Continúa su gira mundial, pasando por Rusia, Alemania, Austria, siempre acompañado por el éxito y llega a París, lo que él considera la consagración. Actúa en una sala bastante ruinosa de Montmartre, el Trianon Palace. El comienzo fue difícil y requirió de una gran inversión en publicidad. Con el apoyo de la prensa, rápidamente llena en cada actuación, sin reducir los precios (esto último si fb lo permitiese lo pondría en negrita y subrayado).

Una noche, después del espectáculo, un incendio destruye el teatro, todos los equipos y el inmenso guardarropa. Frégoli, que solía dormir sólo tres horas por noche, en una carrera frenética moviliza a 500 personas y consigue rehacer su programa para presentarse en el Teatro Olympia, entonces dirigido por los hermanos Isola. Durante siete meses consecutivos, con el letrero de no hay entradas, unas entradas con los precios al triple de lo habitual y la policía a la entrada del teatro canalizando a los espectadores.

Eran muchos los que decían que Frégoli tenía un doble y esto le permitía hacer los cambios con tanta rapidez, para acallar estas voces creo el “teatro al revés”, él hacia la representación como si el público estuviese en el telón de fondo, mientras el público real sentado en sus butacas asistía a lo que estaba pasando “detrás”, así podían ver como un ejército de 20 asistentes entre peluqueros, sastres, maquilladores y zapateros realizaban las transformaciones.

Entre las múltiples facetas de su talento, estaba la de ser uno de los mejores ventrílocuos del momento, poniendo las voces a cinco muñecos diferentes en escena. Cantaba en tesituras desde bajo hasta soprano. Baila imitando Loie Fuller y por si no os parece suficiente, toca el xilófono y grelotière (si no sabes lo que es búscalo como yo).

Todo el mundo, nobles, políticos y cualquier persona relevante, esperaban en la puerta para saludarlo, los periodistas se cebaron con los políticos, diciendo en sus crónicas que, ven a Frégoli para aprender a cambiar de chaqueta.

Frégoli gana fortunas, pero se comporta con generosidad, repartiendo dinero entre los mendigos e invitando al restaurante a veinte personas todos los días. Durante la Primera Guerra Mundial actuó muchas noches en galas de la Cruz Roja, también se desplaza para entretener a las tropas italianas en pequeños teatros militares cerca de las líneas del frente.

En París todo lleva su nombre marcas de ropa, peinados, artículos, recetas, etc., todos son Frégoli.

Cuando pretende jubilarse, se encuentra en la ruina, gracias a la gestión incompetente del empresario. Lejos de desanimarse, inicia una nueva gira internacional y rehace su fortuna, gracias a la fidelidad del público y a que los jóvenes querían conocerlo.

Finalmente, puede retirarse a la tranquilidad de su villa de Viareggio. Es allí, sentado en una silla de su sala de estar, mientras lee un periódico, abandona esta vida el día 26 de noviembre de 1936, cuando contaba 69 años de edad.

Curiosidades

  • En su tumba se lee: “Qui Leopoldo Frégoli compi la sua ultima transformazione” (Aquí Leopoldo Frégoli hizo su última transformación).
  • Alguien escribió: “Italia tiene cuatro glorias de las que sentirse orgullosa, el cantante Caruso, el poeta D'Annunzio, el inventor Marconi y el transformista Frégoli”.
fregoli.txt · Última modificación: 2019/09/29 16:07 por plewaynar