Jaime figueroa 03

Jaime Figueroa, con este artículo, hace un repaso novelado de como fue su participación por el FISM 2015.

Un payaso llega a Rimini.

Patria de uno de sus dioses (Fellini) con una destartalada maleta y un animal de compañía tan tonto como él.

Le toca mostrar sus empolvados trucos a los mejores magos del mundo y orgulloso se pasea sudando como si una nube lluviosa le persiguiera.

Tímido entra en escena.

Silencio.

1500 personas le examinan de arriba a abajo.

Comienza a mostrar lo mejor de si y la gente empieza a quererle.

Al poco una carcajada… ¡otra!… ¡Otra más!

El público le ha permitido por 9 minutos sentirse como Grock con zapatos nuevos.

La audiencia aplaude y se pone en pie dándole al payaso el mejor sexo de su vida.

Sale de escena conversando con su animal de compañía y la primera persona a la que ve es a ¡Otto Wessely! Otro payaso que hace años pasó por el mismo trance con igual o mayor éxito.

Los payasos se abrazan sin conocerse.

Jaime figueroaVino y rosas.

Los amigos del payaso le vitorean y mantean. Incluso gente que no le vio en su vida se une a la fiesta.

Montones de tarjetas para futuros contratos. Él piensa: «si lo dice gente que ni me quiere ni me conoce, será que soy bueno«.

¡La audiencia y los expertos en la materia le auguran el primer premio!

Lo que no hemos contado aún fue que en los ensayos de luces, dos días antes, el payaso, cayó en una trampa no señalizada del escenario.

Si hubiera sido sólo él, lo achacaríamos a su destino trágico y consecuente, pero fueron más de ocho personas las que cayeron en la trampa.

¡Una negligencia que pagaba la clase más baja!

El payaso se hizo una brecha en una pierna y se rompió un dedo de su mano. Tapó la brecha con unas delicadas polainas y ejercitó sus dedos para poder hacer sus ensayadas manipulaciones.

¡Y actuó y triunfó con sus heridas de guerra!

Jaime figueroa 01

¿Quién fue el culpable de la trampa mortal?

Un viejo enemigo del arte: la televisión.

Esa fosa practicada en suelo sagrado era para posteriormente colocar una futurista cámara con sed de almas inocentes.

El payaso no estaba en el mundial de magia; estaba en un plató televisivo italiano. ¡Pero ni siquiera estaba Rafaella…! Sólo el resto de El jardín de las delicias.

¡Nadie hace nada!

Los responsables sonríen y siguen con su trabajo. Parece una molestia la sangre roja que recorre su pierna. La sangre no combina con las luces de neón.

La televisión le rodea. Quieren que grabe su acto para ellos. Él no quiere. Él vino a concursar y no a salir en la Rai. Pero le convencen con una piruleta…

Al día siguiente parece que su dedo esta peor, pide a la organización del evento que le lleven al hospital pero sólo consigue que le hagan caso a las 3 horas…

Va al hospital italiano y balbuceando parolas de una Ópera bufa consigue que le hagan una radiografía.

il dito e roto» – sentencia una bata blanca.

Pero muy mal roto. Una escayola y a correr.

Temeroso pero firme habla con la secretaria de Doña Televisión. Finalmente no actuará para ella. Cierto es, también, que a la televisión no le gustan las escayolas. ¡Son demasiado blancas y deslumbran a las señoras que planchan mientras la ven!

El payaso va siendo olvidado.

Poco a poco, cuando casi va a desaparecer en un black out real, aparecen sus amigos.

¡Muchos amigos!

Le besan y le dicen bellas palabras. Otros, que parecían amigos, después de su triunfal acto ya no le vitorean tanto y empiezan a esquivarle con la mirada. Los amigos verdaderos sí aparecen. Florecen como la octava plaga.

El payaso está más vivo que nunca. Siente el dolor y el placer como un sadomasoquista sano y feliz.

Otros compañeros de profesión le siguen alabando por su arte. Incluso sus competidores directos le dan por ganador.

¡Parece que hay esperanza!

Llega el día del Clímax.

Todos los payasos se agolpan nerviosos. El payaso ha perdido la esperanza de ganar ningún premio pero una mariposa le roza la nariz y el dedo.

Llega el momento… Pero, ¡las cámaras ya no le quieren!

Lo siento payaso… Otra vez será…

Fuiste feliz por casi 9 minutos. Andy Warhol sólo te hubiera dado 6 más. No te quejes, Goliat no sabe de estas cosas. Pobre…Goliat…

Ahora estoy en una habitación de hospital.

El payaso espera a que le operen de su premio. ¡Qué tonto es! Se ríe pensando en una canción cómica para su próximo número.

Si el supiera lo que le espera… Pero es mejor así.

Salgo de la habitación.

Se oye su risa desde el pasillo.

Sonrío, lanzo un beso al cielo y una lágrima al suelo.

Carta de ajuste.

Jaime figueroa 02

 

¡Un momento! Con la anestesia en vena el payaso me dicta los nombres de los amigos que le han besado o que le besaran:

  • Hector , su hermano.
  • Kayto , su tío.
  • Antonia y Emilio. las personas que mas quiere.
  • Azucena, la que le hace pisar el escenario de la vida con mas fuerza.
  • Miguel, su amigo del alma mágica
  • Pipo , el hombre mas delicioso que conoce.
  • Mario , el novio de campanilla
  • Luis, el juez más cariñoso
  • Miguel Ángel, un amigo en el Olimpo.
  • Ángel , su Ángel de la guarda.
  • Fernando, hermano pequeño y mayor
  • Jorge , profesor Pinetti.
  • Miguel un amigo del payaso.
  • Woody un familiar querido y amado
  • MariCarmen , la más mágica de los citados
  • Jean Philippe querido Jean Phi
  • @Raul Jimenez, cariñoso niño y filosofo
  • A sus queridos Taps. compañeros y cada vez mas amados.
  • Nacho y el niño que hay fuera y dentro de él
  • Rafa amado maestro
  • Miguel y Gema sus primeras novias.
  • Miguel , el papa de Raquel
  • Cielo y Daba , sus tíos Argentinos.
  • Fernando , un amigo por arte de magia
  • Daniel, Luis, Hugo, compañeros de todo lo que les echen.
  • todos los magos antiguos y nuevos de El Laberinto Mágico
  • Alex idealex. Mi Gepetto (aunque no tiene Facebook)

y todas las demás personas que la anestesia no me deja oír…

DATOS SOBRE EL ARTÍCULO

  • Autor: Jaime Figueroa
  • Título original: FISM 2015 «El descenso al paraíso»
  • Facebook: https://www.facebook.com/jaime.figueroa.56808995
  • Web:

Agradecemos a Jaime Figueroa nos concediera la autorización para la publicación de este artículo.