Herramientas de usuario

Herramientas del sitio


kalanag

Kalanag

Kalanag sentía desde pequeño cierta inclinación por la magia, que se vio reforzada durante una estancia en el hospital por una fractura, durante la cual su padre le regaló el libro “Zauberbuch für die kleine Welt” (algo así como “El libro de hechizos del pequeño mundo”), la primera consecuencia fue hacer desaparecer el dedal de su madre.

Datos
Nombre real: Helmut Schreiber Ewald
Nombre/s artístico/s:Kalanag
Especialidad: Cartomagia
Fecha de nacimiento: 23 de enero de 1903
Lugar de nacimiento: Fornsbach, Murrhardt, Alemania
Fecha fallecimiento: 24 de diciembre de 1963
Lugar fallecimiento: Gaildorf, Württemberg, Alemania

Biografía

Tomo su nombre artístico Kala Nag (Serpiente negra), del libro de Rudyard Kipling “El libro de la selva”.

Mientras estudiaba filosofía en Múnich, organizó uno de los primeros congresos de magia en Alemita. Al mismo tiempo, adquirió experiencia como actor y dramaturgo en el Münchner Kammerspiele. A partir de 1925 trabajó, su doctorado en imagen, en la industria del cine de Berlín. Intervino de uno u otro modo en las películas mudas Jagd auf Menschen (1926), Der Mann ohne Kopf (El hombre sin cabeza 1927), Einer gegen Alle (Uno contra todos 1927), Die Pflicht zu schweigen (1927), Indizienbeweis (Evidencia circunstancial 1928), Die Siegerin (1928), Ehe in Not (1929), Mutterliebe (Madre amorosa 1929), Die Herrin und ihr Knecht (La señora y su criada 1929) y Unschuld (Inocencia 1929).

Con su amplia experiencia como un ejecutivo de la Tobis Film Corporation, fue nombrado por el propio Reichminister Goring jefe de la Bavarian Film Corporation, responsable de más de 150 películas, incluidas las de propaganda del partido nazi. Como presidente del Círculo Magico Aleman también participó en la campaña antisemita contra los magos judíos. Actuó para el Führer y se mezcló libremente con la élite nazi. Trabajó bajo la dirección del entonces ministro nazi de información Joseph Goebbels.

No hay duda de la gran influencia del cine en su modo de entender la magia, la puesta en escena de Kalanag contrastaba con la del resto de magos, que por aquel entonces ya pretendían reducir equipaje. Junto a su esposa Gloria De Vos y un grupo de 40 asistentes, además de los animales que aparecían en el espectáculo, entre los que se encontraba un hermoso guepardo negro llamado Simbo que le había regalado Haillie Selassie de Etiopía, incorporaba escenarios fastuosos, música, líneas de coro y numerosos cambios de vestuario.

Independientemente de las consideraciones que puedas tener sobre Helmut, Kalanag es una lección como mago, demostrando la importancia de aprender todo lo relacionado con la escena, además de su modo de caminar, hablar y moverse en el escenario, siempre elegante y con movimientos suaves y confiados.

El día 24 de diciembre de 1963, a la edad de 60 años, falleció Helmut en Gaildorf, Württemberg, Alemania. Según su hija tenía una vida poco saludable y estaba gordo. Después de su muerte, su esposa (de la que se había divorciado) trató sin éxito de vender todo el espectáculo e incluso se lo ofreció a Siegfried (de Sigfried and Roy) que declinó la oferta. Por entonces ya se conocía la mayor parte de su pasado y la mayoría de los magos no querían verse asociados al nombre de Kalanag.

Premios

  • Hofzinser Ring (1936)
  • Varita de plata del Magic Circle de Londres
  • Melachrinos Varita de oro, Oscar do Brasil (Sao Paulo, 1957).

Libros

  • “Der Magier Erzählt Sein Leben” (El mago relata su vida), publicada por Blüchert Verlag en 1962.

Anecdota

Fragmento del blog de Roberto Mansilla:

“Los vi y trabajé con ellos varias veces, pero sólo he hablado en profundidad dos o tres veces” nos dijo Jim Steinmeyer en Mendoza. “Particularmente recuerdo una charla que tuvimos en el camarín luego de la función en el Mirage. Quería saber qué opinaban de Kalanag, que para mí siempre había sido alguien de poco carisma, una especie de tío regordete que hacía magia”.

Siegfried (de Siegfried and Roy, claro) le respondió entonces.

-“Te voy a contar algo. Cuando era chico, Alemania estaba devastada por la guerra. El frío era insoportable y el abrigo escaseaba. Era impensable tener, por ejemplo, un abrigo de piel. Ni aun teniendo el dinero era posible comprarlo, no existía. Los autos se contaban con los dedos de la mano y para tomar un helado yo tenía que trabajar y juntar monedas.

En ese contexto llega Kalanag a mi ciudad. Su mujer se paseaba con un abrigo de piel como una diva, al escenario subía un flamante auto 0km que hacía desaparecer y, en uno de sus efectos más memorables, hacía aparecer helados que regalaba a los chicos de la platea. ¿Y me preguntas si era buen mago?” 1)

Referencias

kalanag.txt · Última modificación: 2019/09/29 16:08 por plewaynar