woody aragon02

Woody Aragon cuenta como y por qué fue descalificado del certamen, a pesar de que el jurado quería mantenerlo en concurso.

Bueno, se acabó el FISM y os cuento a grandes rasgos como quedo mi «polémica», aunque ya explicaré los detalles cuando pueda escribir con más tiempo. Por lo que me han comentado varios jueces, el jurado decidió darme el primer premio de cartomagia y, a pesar de terribles presiones de la directiva del FISM (que quería descalificarme a toda costa, y cuyos motivos se me escapan) se negaron a aceptar mi descalificación. Aunque las normas del concurso dicen que «la decisión del jurado será definitiva e inapelable», la directiva expuso otro artículo de los estatutos de la FISM que dice que se les permite al presidente y al vicepresidente modificar o rectificar las calificaciones del jurado. Finalmente la directiva me «tumba» con el jurado en contra y a pesar de que los 6 segundos «fuera de tiempo» fuesen provocados (en parte) por su mala organización al no haber puesto en el escenario las lamparas amarilla y roja que el reglamento exige para que el concursante sepa cuando llega a los 9 minutos.

Y yo lo acepto! Sé lo que es la FISM y cuando decido venir soy consciente de que hay «politiqueos», de que la perfección que se nos exige luego no es aplicable a la organización a la hora de que respondan mínimamente a tus requerimientos técnicos (músicas que no entran, o entran en el momento erróneo, luces inadecuadas, pantallas en las que no se ven las cartas…) y que las «olimpiadas de la magia» son solo un juego nuestro ya que esto es un arte y no un deporte. Y la «competición» es en realidad una excusa para juntarnos todos, compartir nuestra pasión, y ver buenos números. En este caso ellos han decidido no darme el premio y eso es parte del juego.

Contrariamente a lo que algunos podríais pensar yo… Estoy muy contento! El apoyo brutal del público, la defensa que muchos compañeros que han sido campeones FISM hicieron en vivo y en internet (Helder, Shawn, Norbert, Andost…), el cómo se «mojaron» la mayoría de los jueces para defenderme (Joshua, Henry, Kate, Migue, Lu Chen y Christian), la standing ovation enorme de una audiencia formada por casi 2000 magos, mis amigos y compañeros, y el desconcierto de los organizadores de este talent show en que han querido convertir la FISM ante mi actitud de mantenerme fiel a mis principios y hacer lo que considero lo correcto para el bien de la magia y no de su programa de televisión…

Todo ello me produce una satisfacción enorme sobre todo por una razón: no me llevo un trofeo, pero me llevo el respeto de los que me importan.

  • Autor: Woody Aragón
  • Publicado con autorización del autor.